lunes, diciembre 18, 2006

Septiembre: Chocolate y rosca de Reyes

Es el 6 de enero, el día de los Reyes. Por la noche llegarán algunos invitados a partir la rosca de Reyes. Por eso Tita hace chocolate y la rosca de Reyes. Tita se siente muy mal porque está embarazada de Pedro y no sabe cómo explicarselo a él, a Rosaura y a las otras personas del rancho. En este momento Tita prefiere dedicarse a cosas más triviales, como preparar el chocolate. Mientras Tita lo hace, se acuerda con tristeza de los días de los Reyes de su infancia, en los que no tenía problemas tan serios. Además Tita piensa en los tiempos pasados con Nacha y quiere volver por un solo momento a aquella época para gozar un poco de la alegría de entonces. Tita desea poder preparar lo rosca de Reyes con el mismo entusiasmo que entonces y le gustaría poder comerla con sus hermanas como en los tiempos viejos, cuando no tenía que disputarse con Rosaura o con Pedro, cuando Tita no sabía que le estaba negado el matrimonio y cuando Gertrudis no sabía que huiría del rancho y trabajaría en un burdel. Tita echa mucho de menos a Gertrudis y no tiene noticias suyas. Cuando Tita está haciendo la rosca de Reyes, Rosaura aparece en la cocina para pedir su ayuda. Le ruega ayudarla con la dieta que John le ha recetado. Desde hace unas semanas Rosaura tiene graves problemas digestivos, sufre de flatos y de mal aliento. Además engordó mucho. Rosaura se siente tan apenada por eso, que tomó la decisión de que Pedro y ella durman en cuartos separados. Siente que su gordura, sus flatos y su mal aliento están alejando a Pedro de ella cada día más. Amablemente Tita da a Rosaura una receta de familia contra el mal aliento y le promete preparar una dieta especial para ayudarla bajar de peso. Cuando Rosaura ha salido de la cocina, hay un viento frío que abre la puerta de la cocina y aparece el fantasma de Mamá Elena frente a Tita. Sabe del embarazo de Tita y por eso le dice que ha ensuciado la honra de la familia y el de sus antepasados. Además maldice a Tita y al hijo que está esperando de Pedro. En ese momento Chencha entra en la cocina y Mamá Elena desaparece. Según la tradición, se esconde un muñeco de porcelana dentro de la rosca. La persona que saca el trozo con el muñeco tiene que celebrar una fiesta el 2 de febrero, día de la Candelaria. Cuando los invitados están llegando al rancho, se oye el galope de varios caballos. Por eso Tita va a la puerta y ve a una compañía de revolucionarios y al mando de la tropa cabalga su hermana Gertrudis. A su lado cabalga el general Juan Alejandrez, el mismo hombre que la ha robado tiempo atrás. Gertrudis dice que ha venido el día de los Reyes por una buena taza de chocolate. Tita la abraza emocionada y le prepara su chocolate. Gertrudis siente mucha pena cuando Tita la informe sobre la muerte de Mamá Elena, no porque está triste, sino que quería mostrarle que había triunfado en la vida. Ahora Gertrudis es generala del ejército revolucionario y está felizmente casada con Juan Alejandrez. Al salón Juan hace música y Gertrudis empieza a bailar. Todos se preguntan de dónde Gertrudis sacó ese ritmo, porque a Mamá Elena no le gustaba bailar y a su papá lo hacía muy mal. Solamente Tita sabe la respuesta, pero no dice nada. Un ano más tarde, cuando Gertrudis da a luz a un mulato, Tita tiene que decir la verdad sobre el padre de Gertrudis (era un mulato, con él que no pudo casarse aunque le amó mucho).

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Un buen resumen pero tiene algunos errores gramaticales por ejemplo:
"En la boda los chiles en nogada son muy deliciosos y todos los invitados les comen"
"Les comen" no va sino que "se los comen".
Hay unos cuantos errores mas pero de poca importancia.

Anónimo dijo...

wow las felicito por su trabajo, para estar en de Alemania escriben muy bien.
Me alegra que les interese la vida latinoamericana. A mi me encanta el libro y de hacho estoy usando sus resunemes para hacer el tarbajo.
Buenicimo