lunes, enero 15, 2007

Diciembre: Chiles en nogada

Es un día antes de la boda de Esperanza y Alex. Tita y Chencha están pelando las nueces para los chiles en nogada que se van a servir como plato principal en la boda al día siguiente. John está muy nervioso porque dentro de unas horas estará más cerca de Tita y esto lo satisface enormemente. Pedro, al contrario, no es feliz porque es muy celoso de John. Cuando Tita está tratando de encender el horno no encuentra los cerillos por ningún lado. John se ofrece ayudarla. Después de encender el fuego le da la caja de cerillos a Tita  poniendo sus manos en las suyas. Por eso Pedro se pone rabioso y va para romperle la cara a John, pero antes de hacerlo se para.
Tita piensa en su hermana mientras pela las últimas nueces. Rosaura murió hace un año. Pedro encontró a Rosaura en su cuarto. John diagnosticó una congestión estomacal aguda. Mientras Tita y Chencha terminan de adonar las 25 charolas con chiles, Gertrudis llega en un autobús con su familia y Treveño.
En la ceremonia de la boda Pedro roza su mejilla con la de Tita y le pregunta a Tita si quiere casarse con él. Tita se siente muy feliz no sólo por eso. Rosaura intentó por todos los medios impedir la boda de Esperanza y Alex, porque quería que Esperanza la cuidara hasta su muerte (lo que correspondería a la tradición familiar). Pero cuando murió este problema se solucionó. Así para Tita la boda entre Alex y Esperanza es un gran triunfo.
En la boda los chiles en nogada son muy deliciosos y todos los invitados los comen. De repente los invitados se retiran y empiezan a hacer amor en todos los lugares del rancho. Tita va con Pedro al cuarto obscuro, y se acuesta con él allí. En el momento del éxtasis Pedro muere. Tita quiere unirse con Pedro para siempre y por eso empieza a comer cerillos – porque John le explicó un día que así se puede encender un fuego interior. Recuerda los momentos más intimos y emocionados con Pedro y así se encienden los fósforos en su cuerpo. El fuego enciende también a Pedro y poco a poco el cuarto está en llamas. El fuego se difunde en todo el rancho y las piedras del rancho se convierten en luces de todos los colores subiendo al cielo. Los vecinos del rancho piensan que las luces son fuegos artificiales por la boda de Alex y Esperanza. El fuego dura una semana. Cuando Esperanza regresa de su viaje de bodas, sólo encuentra, entre los restos del rancho, el libro de cocina que narra en cada una de sus recetas esta historia de amor eterna.

martes, enero 02, 2007

Noviembre: Frijoles gordos con chile a la Tezcucana

Tita se levanta a las 5 de la manana para preparar la comida para la tía de John, que llegará aquel día. La tía quiere participar en la boda de John y Tita. Pero Tita no se siente bien, porque tiene que decirles que no habrá una boda porque tiene una relación amorosa con Pedro.Tita está en la cocina y hace sus preparaciones antes de irse al cuarto de Pedro para llevarle el desayuno. Pero aquella manana Tita no tiene mucho tiempo para él y por eso Pedro está enojado. También es celoso y le dice que tiene que decirle a John que ella no se casará con él. Pero Tita explica a Pedro que no puede decírselo porque sería desagradecida. Siente amistad para John, que hizo mucho para ella, sobre todo cuando era enferma. Pedro está muy furioso y amenaza que se lo dirá el mismo. Tita no puede creer que Pedro se comporta tan mal y le dice que ella no está embarazada de Pedro. Era solamente una irregularidad. Pedro piensa que Tita no está convencida de lo que dice y le reprocha que solo quiere casarse con John porque es rico. Tita sale de la habitación enfurecida. Está desilusionada que Pedro duda de su amor. Vuelve a la cocina para desayunar. De repente Rosaura aparece en la cocina, que es tan delgada como antes de su boda. Tita reprocha a Rosaura que ella le "robó" a su  novio y que se ha metió entre los dos. Rosaura explica que Tita no tiene ningún derecho de tener un novio a causa de la tradición de la familia. Además Pedro decidió casarse con ella sin presión. Tita responde que Pedro solamente pidió la mano de Rosaura para estar cerca de Tita. Entonces Rosaura prohibe a ambos que sigan burlándose de Rosaura. Permite que puedan vivir su amor pero nunca en público. Además ple porhíbe a su hermana que siga cuidando de Esperanza.  Si Tita intentará acercarse a Esperanza Rosaura la echará de la casa. Esta medida lastima mucho a Tita porque para Tita Esperanza es lo más importante en su vida. Tita nota que los frijoles todavía no están cocidos, lo que es muy raro porque ya llevan muchas horas en el fuego. Recuerda a Nacha, que  una vez dijo que cuando dos o más personas discuten mientras preparan frijoles esos no se cuecen. Se tiene que cantar para que los frijoles se cuezan. Por eso Tita empieza a cantar una canción que la recuerda de su primer encuentro con Pedro.  Y en seguida los frijoles están listos. Durante la comida con la tía y John Tita dice que quiere anular la boda porque tenía relaciones sexuales con otro hombre cuando John estaba de viaje. John sabe en seguida que el otro hombre es Pedro. Se muestra muy comprensivo y dice que estará muy feliz si Tita se decide por él, pero comprenderá si ella se decide por Pedro. Lo que le lo más importante para él es que elle tenga una vida feliz.

lunes, diciembre 18, 2006

Octubre:Torrejas de natas

Durante la estancia de Gertrudis ella logra que Tita y Pedro hablen sobre su relación y como puedan continuarla sin olvidar a Rosaura y Esperanza. Gertrudis consuela a su hermana menor y la ayuda emanciparse. Esto se muestra claramente en la conversación que Tita tiene con el fantasma de Mamá Elena. Aunque ya está muerta sigue apareciendo a Tita. Es la personificación de sus dudas y resquemaros. Pero esta vez Tita no sigue siendo la hija obediente, dice las ‘palabras mágicas’ y logra que su madre desaparezca y se convierta en una luz pequeña. Junto con ella también desvanecen los síntomas de su embarazo. Tiene su menstruación. Esta luz pequeña causa una explotación en la fiesta de despedida de Gertrudis, donde Pedro, que está borracho, está cantando una canción de amor para Tita. Las llamas le queman la cara y la espalda. Tita le cuida y muestra su afección al enfermo, pasando todo el tiempo con él y curando sus heridas con recetas de la abuela de John, ‘Luz de amanecer’. En este capítulo Tita fue capaz por primera vez de defenderse contra Mamá Elena. Esto simboliza el cambio de la protagonista dentro de la historia. Para demostrar su nueva independencia determina cancelar su compromiso matrimonial con el Doctor Brown. No quiere negar su amor por Pedro más.

Septiembre: Chocolate y rosca de Reyes

Es el 6 de enero, el día de los Reyes. Por la noche llegarán algunos invitados a partir la rosca de Reyes. Por eso Tita hace chocolate y la rosca de Reyes. Tita se siente muy mal porque está embarazada de Pedro y no sabe cómo explicarselo a él, a Rosaura y a las otras personas del rancho. En este momento Tita prefiere dedicarse a cosas más triviales, como preparar el chocolate. Mientras Tita lo hace, se acuerda con tristeza de los días de los Reyes de su infancia, en los que no tenía problemas tan serios. Además Tita piensa en los tiempos pasados con Nacha y quiere volver por un solo momento a aquella época para gozar un poco de la alegría de entonces. Tita desea poder preparar lo rosca de Reyes con el mismo entusiasmo que entonces y le gustaría poder comerla con sus hermanas como en los tiempos viejos, cuando no tenía que disputarse con Rosaura o con Pedro, cuando Tita no sabía que le estaba negado el matrimonio y cuando Gertrudis no sabía que huiría del rancho y trabajaría en un burdel. Tita echa mucho de menos a Gertrudis y no tiene noticias suyas. Cuando Tita está haciendo la rosca de Reyes, Rosaura aparece en la cocina para pedir su ayuda. Le ruega ayudarla con la dieta que John le ha recetado. Desde hace unas semanas Rosaura tiene graves problemas digestivos, sufre de flatos y de mal aliento. Además engordó mucho. Rosaura se siente tan apenada por eso, que tomó la decisión de que Pedro y ella durman en cuartos separados. Siente que su gordura, sus flatos y su mal aliento están alejando a Pedro de ella cada día más. Amablemente Tita da a Rosaura una receta de familia contra el mal aliento y le promete preparar una dieta especial para ayudarla bajar de peso. Cuando Rosaura ha salido de la cocina, hay un viento frío que abre la puerta de la cocina y aparece el fantasma de Mamá Elena frente a Tita. Sabe del embarazo de Tita y por eso le dice que ha ensuciado la honra de la familia y el de sus antepasados. Además maldice a Tita y al hijo que está esperando de Pedro. En ese momento Chencha entra en la cocina y Mamá Elena desaparece. Según la tradición, se esconde un muñeco de porcelana dentro de la rosca. La persona que saca el trozo con el muñeco tiene que celebrar una fiesta el 2 de febrero, día de la Candelaria. Cuando los invitados están llegando al rancho, se oye el galope de varios caballos. Por eso Tita va a la puerta y ve a una compañía de revolucionarios y al mando de la tropa cabalga su hermana Gertrudis. A su lado cabalga el general Juan Alejandrez, el mismo hombre que la ha robado tiempo atrás. Gertrudis dice que ha venido el día de los Reyes por una buena taza de chocolate. Tita la abraza emocionada y le prepara su chocolate. Gertrudis siente mucha pena cuando Tita la informe sobre la muerte de Mamá Elena, no porque está triste, sino que quería mostrarle que había triunfado en la vida. Ahora Gertrudis es generala del ejército revolucionario y está felizmente casada con Juan Alejandrez. Al salón Juan hace música y Gertrudis empieza a bailar. Todos se preguntan de dónde Gertrudis sacó ese ritmo, porque a Mamá Elena no le gustaba bailar y a su papá lo hacía muy mal. Solamente Tita sabe la respuesta, pero no dice nada. Un ano más tarde, cuando Gertrudis da a luz a un mulato, Tita tiene que decir la verdad sobre el padre de Gertrudis (era un mulato, con él que no pudo casarse aunque le amó mucho).

Agosto: Champandongo

En mi capítulo la madre de Tita ya está muerto.Tita quiere casarse con John y por eso John viene al rancho para pedir la mano de Tita.Por eso tiene que cocinar y no tiene tiempo para ocuparse de su nueva sobrina Esperanza, la hija de Pedro y Rosaura.Esperanza crece , como Tita , en la cocina y no puede dormir al lado de Rosaura porque no huele los olores de comida. Llora mucha y por eso Tita tiene que traer las ollas al cuarto de Rosaura. Cuando una olla cae abajo de las escaleras y Tita tiene mucho estrés, Pedro viene para decirla que no puede acceptar esta boda. Pero cuando John pregunta a Pedro si debe casarse con Tita, está contento.En la misma noche, cuando John deja al rancho para ir a buscar su tía en los EE.UU.,Pedro y Tita tienen un encuentro en el cuarto de los trebejos, el anterior baño de Mamá Elena.Tita se acuesta con Pedro y en toda la confusión volcan un quinqué con petróleo.Hay una nube verde viniendo del cuarto y cuando Rosaura ve a este fenómeno, llama a Chencha. Y Chencha, que cree que la nube es el espiritú de Mamá Elena, empieza a orar.

Julio: Caldo de colita de res

Chencha viene con un caldo de colita de res, porque cree que un caldo puede curar todas las heridas, también las heridas psíquicas de Tita. Al comer el caldo, Tita empieza a llorar, que significa que ahora puede mostrar sus sentimientos. Un poco más tarde, mientras que John pregunta a Tita en una fiesta si quiere casarse con él, un grupo de bandoleros ataca el rancho y, violan a Chencha. Mamá Elena, que quiere ayudarla, recibe un golpe en la espalda, la que la paraliza de la cintura para abajo. Por eso Tita regresa al rancho, para cuidar de su madre. Le prepara un caldo de colita de res porque desea que el caldo ayude a la recuperación de su madre como la ayudó a ella. Pero Mamá Elena no quiere comerlo porque cree que la comida sea intoxicada. Después de un mes, muere. No por la comida de Tita, sino por el vomitivo fuerte que tomó cada vez después de la comida. Tita encuentra una pequeña llave que la madre llevó al cuello, colgado en una cadena. Con la llave abre un cofre pequeño en el armario de su madre y descubre su secreto... (si quieres saber más sobre ese secreto, lee el libro) Mamá Elena amó a José Treviño, un mulato, pero sus padres prohibieron esta relación amorosa, y Elena tuvo que casarse rápidamente con Juan de la Garza. Pero la relación amorosa continuó hasta que José, el mulato, fue matado. En este momento, Elena estaba embarazada y Gertrudis no es la hija de Juan sino la de José. Cuando Juan se enteró de eso, murió por un infarto. Tita llora por su madre no por la mujer castrante sino por haber vivido un amor frustrado. Tita no quiere renunciar al amor (que en este momento piensa que es John). En el entierro de Mamá Elena John y Tita se muestran como una pareja y Pedro, que ha llegado con su mujer embarazada, se pone muy celoso.

sábado, diciembre 16, 2006

Junio: Masa para hacer fósforos

Actualmente Tita vive en la casa de John, el laboratorio es el lugar preferido de ambos. Cuando John trabaja en el laboratorio a Tita le gusta mirarlo porque siempre aprende y descubre nuevas cosas. Como John la ha salvado de su madre que quería “depostitarla” en un manicomio Tita le está muy agradecida a John. John le ha trído a su casa, le ha compuesto su nariz y la ha limpiado de la suciedad de las palomas. Cada día se siente mejor gracias a las palabras y la actitud comprensiva de John. Para Tita John es su libertador del horror. Pero no dice nada a John porque prefiere el silencio y no habla en general. Tiene que ordenar su mente. Entretanto Caty una señora norteamericana de 70 años la alimenta y también se ocupa de Alex, el pequeño hijo del doctor. La madre de esté se murió cuando el nació. Tita escucha a Alex y le observa pero no quiere conocerlo. A veces Tita ni siquiera come, prefiere mirar sus manos y analizarlas. No sabe que hacer con su tiempo libre porque al lado de su madre tenía que llevar la casa y ocuparse de su madre. Nunca decidía por sí misma. Le gusta estar lejo de todo eso, no pensar ni hablar. En estos días Tita encuentra a una mujer de 80 años que es muy parecida a Nacha. Su cara es la de una indígena. Sonríe amamblemente y la invita a sentarse junta a ella para beber el té que ha preparado. Entre las dos se desarolla más que una comunicación. Tita la visita diariamente. Es la abuela de John que es del tribu kikapú. Su apodo es “luz del amanecer”. Un día John quiere mostrar a Tita la teoría de su abuela, es decir que hombres son parecidos a fósforos. Los fósforos tienen que ser alumbrados por algo para que quemen. Los hombres también necesitan una persona particular que alimenta su alma. Tita conoce a su alimento pero por desgracia no puede volver a encenderlo. En la noche siguiente Tita escribe en una pared por qué no habla. Cuando al día siguiente John entra al laboratorio ve en la pared las letras escritas: Porque no quiero. Estas tres palabras de Tita son el primer paso hacia su liberación. Mientras tanto Tita piensa en las palabras de John y se pregunta si John logrará encender su alma de nuevo. Pero no lo sabe, solo está convencida de que no quiere vivir cerca de Mamá Elena nunca más.

viernes, diciembre 15, 2006

Mayo: Chorizo norteño

Pedro, Rosaura y Roberto se fueron a San Antonio, Texas, y desde ese día Tita no tiene más interés en la vida. Unos días antes el ejército revolucionario «visitó» al rancho, donde estaban solamente Mamá Elena, Tita, Chencha y dos peones. Durante el asalto del ejército Tita y Chencha se esconden en el sótano. Mamá Elena impide que los soldados entren a la casa. Se van sin hacer más daño, pero llevan consigo algunas gallinas, maíz y todas las palomas. Tita está preparando chorizo y recuerda una noche en verano cuando hizo mucho calor. Todos durmieron en el patio. Tita iba al cuarto de baño, cuando Pedro la abrazó y le tapó la boca. Se besaron y se acariciaron, pero Mamá Elena se despertó también y llamó a Tita. Inmediatamente Tita regresó. Al día sigiuente Mamá Elena quería que Pedro y Rosaura se mudaran a San Antonio. Tres días después se fueron. Durante la preparación del chorizo Chencha entra llorando: cuenta que Roberto murió en San Antonio porque todo lo que comía le sentó mal a él. Tita está desesperada y empieza a gritar. Echa la culpa a Mamá Elena, que ordenó a la familia a dejar el rancho.Tita sube al palomar vacío, y Mamá Elena quita la escalera al palomar para que Tita quede allí toda la noche. La mañana siguiente Tita no quiere bajar. Por eso Mamá Elena manda al doctor Brown para que lleve a Tita a un manicomio. El doctor sube al palomar y encuentra a Tita desnuda y sucia. Baja con Tita y la lleva consigo a su casa.

miércoles, diciembre 13, 2006

Abril: Mole de guajolote con almendra y ajonjolí

En este capítulo nos enteramos de que Gertrudis trabaja en un burdel cerca de la frontera. Tita se preocupa por su hermana y por eso le manda una maleta con ropa, un sobre, una vela de su comunión y una foto de las tres hermanas en su comunión. Lo hace sin el conocimiento de Mamá Elena porque ella prohibió mencionar el nombre de Gertrudis. Hoy es el día del nacimiento de Roberto, el hijo de Pedro y Rosaura. En casa no hay nadie excepto Tita y Rosaura. Mamá Elena y Chencha fueron al mercado para comprar comida y por las luchas en el pueblo no podían regresar a tiempo. Pedro fue a buscar al doctor John Brown para que ayudara a Rosaura en el parto. Fue capturado por los federales y sólo regresará al día siguiente. Tita no sabe qué hacer para ayudar a Rosaura y por eso invoca a Nacha. Ésta le dice lo que tiene que hacer. Cuando Chencha y Mamá Elena regresan Rosaura duerme y el niño está perfectamente envuelto en una manta. Cuando Pedro llega con el doctor John Brown, éste le examina a Rosaura. En el parto casi murió y es muy débil. Por eso tiene que quedarse en cama. El problema es que no tiene leche y así no puede alimentar a su hijo. Come Champurrado, lo que debería ayudar, pero la leche no le viene. Tita se ocupa de la alimentación del bebé. Intenta darle té y leche de vaca, pero Roberto no lo quiere. Al final le da su pecho porque no puede oír más su llanto y hay un milagro: Tita tiene leche para alimentar a Roberto. Pedro la ve en ese momento y está muy orgulloso. Parece como si Tita fuera la verdadera madre y no Rosaura. Pedro auyda a Tita: siempre está de guardia cuando Tita alimenta a Roberto para que nadie se acerque. Es un secreto entre los dos. En el bautizo de Roberto Rosaura no puede participar y por eso Tita lleva a Roberto todo el tiempo. Tita está muy contenta porque Pedro y Roberto están cerca de ella. No necesita nada más. Pero Mamá Elena no quiere tolerar que Tita sea feliz y por eso cuenta en voz alta al cura que va a mandar a Pedro, Rosaura y Roberto a Texas para que tengan un médico cuando lo necesiten. Cuando Tita oye esto sufre un shock. Así Mamá Elena arruina a Tita el bautizo, la primera fiesta de la que disfrutó en su vida.

Marzo: Codornices en pétalos de rosas

Después de la muerte de Nacha queda vacante el puesto de la cocinera y Tita es la persona más adecuada para compensar la falta de Nacha. Ya ha pasado un año después de la muerte de Nacha. Pero Tita todavía la echa mucho de menos, porque para Tita era como una madre. Pedro le regala un ramo de rosas a Tita para consolarla y mostrarle su amor. Por la felicidad que siente, Tita aprieta el ramo contra su pecho. Pero lo hace con tanta fuerza que empieza a sangrar. Cuando Mamá Elena se da cuenta de todo eso se enoja mucho. Le ordena a Tita que tire las rosas. Pero Tita no quiere tirarlas a la basura y por eso decide de cocinar un plato de Nacha, en el que puede utilizarlas. Prepara «Codornices en pétalos de rosas». El plato resulta verdaderamente exquisito. También a Máma Elena le gusta pero, al contrario de Pedro, no lo admite. Rosaura solamente logra comer tres bocados, pero en Gertrudis la comida provoca un efecto afrodisíaco. Siente un calor inmenso, empieza a sudar fuertemente y tiene un cosquilleo en el centro de su cuerpo. Así Tita descubrió una manera nueva de comunicar con Pedro: la comida. Ella es la emisora, Pedro el receptor y Gertrudis la afortunada en la que se realice el efecto deseado. Gertrudis es la primera persona que sale del comedor. Quiere refrescarse y ducharse en el patio. Pero por el calor que tiene el regadero (dóndo toma la ducha) empieza a quemar y las llamas lo destruyen. Gertrudis huye. Por haber comido el plato de Tita Gertrudis tiene un olor de rosas. Y ese olor llegó hasta las afueras de la ciudad donde hay una batalla entre los revolucionarios y los federales. El olor encanta al villista Juan y le hace abandonar rápidamente el campo de la batalla. Es como si una fuerza superior lo controlara. Empieza a galopear a buscar a Gertrudis. Cuando llega al rancho la ve desnuda en el patio. El encuentro es espectacular: Sin dejar de galopear Juan se inclina de su caballo hacia Gertrudis, la toma y la sube a su caballo en la silla delante de él. Juntos dejan el rancho con mucha rapidez, sentados frente a frente, abrazándose y besándose con mucha pasión. Todo eso observan Tita y Pedro y así se han vuelto en testigos mudos del amor que está prohibido entre ellos. A Máma Elena no le dicen lo que pasó verdaderamente. Algún tiempo después Máma Elena se entera de que Gertrudis trabaja en un burdel. Por eso quema las fotos y el acta de nacimiento de Gertrudis y prohibe mencionar el nombre de su hija en su casa.

lunes, diciembre 11, 2006

Febrero: Pastel de Chabela

Tita y Nacha preparan el pastel para la boda de Rosaura y de Pedro. Tita no se siente bien. Cuando su madre lo nota, riñe a su hija y le dice que cuando arruine la boda de su hermana va a arrepentirlo. Mientras los dos baten los huevos Tita se comporta como loca. Empieza a llorar amargamente y algunas lágrimas caen en el pastel. Nacha le dice que vaya a su habitación y cuando Tita sale de la cocina choca con Pedro. Pedro quiere decirle algo pero Tita no quiere oírlo. Subiendo a su habitación Tita ve a Gertrudis y a Chencha que están bordando la sábana nupcial blanca. Ese color hace a Tita pensar en su niñez y su sueño de su propia boda. Al día siguente Tita tiene que estar presente en la iglesia y en la fiesta de la boda. Cuando ella felicita a Rosaura y a Pedro, Pedro le dice que sólo se casó con Rosaura para estar cerca de Tita. A partir de este momento la boda tiene otro significado para Tita.
En la fiesta la gente come la torta de bodas, un pastel chabela, y algo raro pasa. De repente todos los invitados empiezan a llorar y van al patio para vomitar. Muchos piensan que Tita y Nacha han mezclado un vomitivo en el pastel. Tampoco Mamá Elena puede creer que lo único que entró en el pastel eran las lágrimas de Tita. Por eso le da una gran paliza a su hija. Nacha por desgracia no puede atestiguar la verdad porque muere en la noche de la boda con una foto de su antiguo novio en sus manos.

Maria Billenstein